Sanar mi relación tóxica

Sanar mi relación tóxica ¿Debería intentarlo o solo irme? ¿Se puede sanar mi relación tóxica?

Este es un tema muy delicado, ya que en la mayoría de los casos, no es sano prolongar una relación tóxica.

Así es, en la mayoría de los casos no se debe salvar una relación tóxica.

Por eso recuerda que si quieres encontrar soluciones a tu situación, debes de buscar asesoría personalizada.

Hoy te comparto consejos que pueden servir para sanar una relación tóxica.

Veremos si vale la pena salva mi relación tóxica y cómo salvarla.

“Enfrentar una infidelidad de forma inteligente”

¿Vale la pena sanar mi relación tóxica?

sanar mi relación tóxica, pasos

Para saber si vale la pena sanar esa relación tóxica debes de tomar en cuenta los siguientes puntos:

  • Que ambos quieran salvar la relación.
  • Deben estar abiertos a hacer cambios.
  • Pro-activos a la hora de pedir ayuda.
  • Si es necesario, que ambos estén abiertos a tomar distancia.

Sé que muchas veces cuando estamos dentro de una relación tóxica es muy difícil ver con claridad.

Pero, si necesitas un tiempo y distancia para ver si de verdad vale la pena, hazlo.

Las relaciones tóxicas son muy delicadas y es muy complicado aconsejar a alguien a salvar su relación, cuando no es una relación sana.

¿Quién quiere sanar mi relación tóxica?

Pregunta clave para saber si vale la pena intentar salvar esa relación tóxica.

Si eres solo tú la que quiere salvar la relación o cambiar a tu pareja, no funcionará.

Mientras sea solo una la persona que quiera salvar la relación, no funciona.

No pongas excusas, tienes que ser honesta.

Si tu pareja no quiere, nada mejorará y te hundirás en un hueco que será cada vez más difícil salir.

“Embarazó a la amante”

¿Cómo está constituida mi relación tóxica?

Algo que debes comprender cuando hablamos de sanar una relación tóxica es cómo está constituidas.

Este paso ayudará a responsabilizar ambas partes y a que puedan ver que ambos necesitan trabajar en equipo.

Una relación tóxica está constituida por dos seres humanos que emocionalmente no son estable.

Puede que haya alguien con actitudes pasivas y alguien reactivo.

Puede que uno sea violento y el otro sumiso, ó quizás ambos rotan y a veces son sumisos o violentos.

Pero ambos hacen parte de la convivencia y eso es importante comprenderlo.

No hay una persona tóxica, sino una relación tóxica.

Una relación compuesta por 2 personas.

Consejos para sanar mi relación tóxica

Ahora es momento de darte los consejos para sanar tu relación tóxica.

En este punto es importante que ambos se sienten y vayan evaluando el proceso.

Buscar ayuda individual

No se trata de solo salvar la relación.

Se trata de que cada uno tiene que tratar sus propios problemas.

Recuerda que ambos están trayendo traumas, aprendizaje y problemas aprendidos desde la infancia.

Estos problemas debes resolverlos tu, no tu pareja, así mismo tu pareja tiene que responsabilizarse de sus problemas.

La única forma que la relación mejore es que ambos sanen y luego la convivencia será más sana de forma natural.

La relación es el reflejo de sus heridas y la terapia de pareja es importante, pero deben enfocarse en ustedes sanar.

Ser abierta o abierto a mis errores

Este es un paso importante.

En cuanto aceptes tu responsabilidad dentro de la relación, estarás más abierto (o) a hablar de sus errores.

El miedo a ser juzgada (o) no debe de estar presente, se debe aceptar que no somos perfectos.

Hablar de los cambios que se pueden hacer, los errores que se cometen, los miedos y las inseguridades.

Cuando muestras tu vulnerabilidad puedes dar un paso más a sanar la relación.

Esto ya se los comenté en “¿Cómo mejorar la comunicación y confianza en pareja?”

Como sanar mi relación tóxica

Identificar mis comportamientos tóxicos

Como te comente en “¿Cómo dejar de ser tóxica?” es importante identificar los comportamientos no sanos.

Las forma en la que nos comportamos es medible y es una respuesta de procesos mentales.

A través de tu comportamiento puedes identificar los problemas que hay que tratar.

Así mismo, identificar tu comportamiento te ayudará a mostrarte vulnerable y aceptar que hay cosas que cambiar.

Ambos deben estar abiertos a hablar de esos comportamientos y lo que sienten cuando actúan de forma determinada.

Tratar mis comportamientos tóxicos

Y ya al reconocerlos, puedes comenzar a trabajar en esos comportamientos.

Sanando heridas, creando hábitos, aprendiendo a comunicar tus emociones.

Lo ideal sería ir a terapia y trabajar con cada problema.

Cuando comiences a sanar , aprendas estrategias de comunicación, manejo de las emociones y a amarte.

Entonces, verás cambios en como te relacionas con los demás.

Solo cuando eso ocurra, la relación podrá tener cambios en la dinámica que ambos manejan.

Ir a terapia juntos, puede funcionar y darles herramientas importantes para que aprendan a convivir en armonía

Sesiones personalizadas

Evaluación final, si vale la pena salvar la relación

Después de pasar por un proceso arduo para sanar mi relación tóxica, debo volver a cuestionarme.

Debo estar segura que es eso lo que quiero.

Siempre es importante que hagas una evaluación final.

Después de tu proceso, verás con mucha más claridad.

En el camino harán cambios y se darán cuenta si vale la pena continuar la relación.

Pero todo es con tiempo.