Desintoxicación emocional

A lo largo de nuestras vidas escuchamos sobre el DETOX usando vegetales, frutas y otros alimentos para mantener nuestro cuerpo sano y libre de enfermedades, muchos creemos que un cuerpo sano puede vencer cualquier enfermedad, pero, hay algo que pocas veces se toma en cuenta y son las emocione. Nuestro estado emocional también juega un papel importante en nuestra salud y bienestar.

Nuestras emociones son muy importante para mantener nuestro cuerpo sano, pero, no solo eso si no mantenernos felices, establecer relaciones sanas de pareja, relaciones de amistad y encontrar la paz que todos necesitan. En "EMOCIONES ADICTIVAS" hablaba claramente de cómo las emociones negativas pueden ser una adicción para muchos y romper con esto es muy beneficioso para nuestra vida y cómo convivimos en paz con los demás y con nosotras mismas.

Sabemos que las emociones pueden afectar hasta nuestro peso, la retención de líquidos y grasas dentro del cuerpo, nuestro sistema nervioso es el principal en sentir las consecuencias de las emociones negativas y este afecta nuestra digestión, sistema reproductor, migrañas y podrías estar sumergidos en depresión por haber acumulado estas emociones en nuestro interior.

Por eso como existen desintoxicaciones nutricionales también existen las emocionales y quiero mostrarte las cosas que hago constantemente para mantenerme en un estado de paz, todo lleva su tiempo, pero los resultados son simplemente maravillosos. Para personas que sufren de apegos emocionales, ataques de rabias o bajones emocionales, esto puede ser la solución.

1. Meditar:

El mundo hoy en día es tan afanado, todos corren de un lado para el otro, las personas siempre están ocupadas y el ruido en exterior no nos deja escuchar nuestro interior que cuando hay silencio y momentos libres nos asustamos, eso me pasaba constantemente, me daba miedo no tener nada que hacer, me daba miedo escuchar mi propia voz en el silencio.

Meditar es un ejercicio mental y espiritual que  ayuda a escuchar tu cuerpo. Hacer ejercicios de respiración es poderoso, respirar coloca nuestras emociones en orden y meditar ayuda a que te olvides de los problemas que quizás te estén estresando. Tomar 10 minutos por día para estar más en conexión contigo crea un balance emocional.

2. Llorar :

Para desintoxicarnos hay que limpiar por dentro y llorar es una forma muy eficaz de hacerlo, muchas veces queremos guardar el llanto porque queremos mostrarnos fuertes y eso nos contamina, cuando lloramos liberamos esas emociones que nos atan, no tener miedo a mostrar nuestras emociones es positivos.

Ojo, llorar es poderoso pero es importante tener en cuenta que de nada vale llorar desde la culpabilidad o el victimismo. Debemos generar un equilibrio, llorar aceptando la situación en la que estemos, sin juzgar o culpar a los que están a nuestro alrededor.

3.Actividades de liberación:

Encontrar actividades que te ayuden a liberar las emociones negativas y que no se queden dentro de ti es fantástico, pueden ser gritos, o actividades artísticas como la danza, pintura, canto. Actividades que te ayuden a expulsar aquello que no te hace bien. Cuando hay algo que me pone triste o me estresa mi solución es bailar, muchos dicen que bailado todo se olvida, pues haciendo lo que te gusta puede ser más fácil liberarte de emociones tóxicas.

4. Escribir:

Mantén un diario o un cuaderno donde puedas escribir como te sientes, sin censurar tus sentimientos, escribe exactamente como te sientes y no te juzgues, escribe lo que está pasando contigo, no te juzgues, ni suprimas nada, ni mucho menos te reproches por tener esas emociones. Solo exprésalas sin miedo!

5. Huye de las personas tóxicas :

siempre habrán personas que solo hablan de la vida de los demás, que se quejan constantemente y siempre están viendo lo negativo de la vida, bueno, huye de esas personas, lo único que pueden ofrecerte es más cosas negativas. No se trata de ser hostil con nadie, pero, rodéate de personas que sonrían que les guste ver lo lindo de esta vida y no se sientan víctimas de las decisiones de los demás

Y en este punto ya sabremos como liberarnos de las emociones tóxicas, no permitiéndoles permanecer dentro de nosotros.

Ahora es momento de llenarnos de cosas positivas.
6. Llénate de positivismo:

La música que escuches, las películas que veas y las personas que te rodean son una gran influencia. Escucha música que creen sentimientos positivos, que te hagan sentirte feliz. La películas que escojas que sean positivas y llenas de buena vibra. Las personas a tu alrededor que sean las que te den ánimo y te inspiren a ser mejor, lee libros de crecimiento personal y que aumenten tu autoconocimiento. Cuando llenas tu vida de cosas que beneficien tu estado de ánimo puedes experimentar lo exquisito que es mantener esas emociones dentro de ti.

7. Naturaleza:

Entra en contacto con la naturaleza, abraza los arboles, respira el aire puro, camina por la playa, observa el atardecer y contágiate de la esencia de la naturaleza. Estar más cerca de la naturaleza recarga nuestras energías y puedes sentirte más en paz.

8. Perdónate:

Perdonarnos puede ser más difícil, sentirnos culpables es parte de la vida, pero mantenernos en ese estado nos estanca. Perdónate, todos cometemos errores, perdona tus fallas y mira tus caídas como oportunidades para aprender.

9. Agradece:

Agradecer es un gran secreto para la felicidad, el éxito y la paz. Aprovecha las oportunidades cuando estas en contacto con la naturaleza, cuando estás a solas o meditando para agradecer. Cuando agradecemos nos ponemos en sintonía con el universo para recibir más cosas buenas y satisfacción. Agradece lo más mínimo que tengas y  a los pocos te darás cuenta que la vida es maravillosa y sabrás todo lo que tienes, pero, tus ojos no estaban llegando a ver.

Aprendamos a soltar, ver la vida desde los ojos de la gratitud, del amor y felicidad cambia radicalmente nuestras vida. Sé que nadie quiere vivir esta vida ahogándose en sentimientos negativos, todos queremos ser felices y superar el dolor que algunas experiencias nos dejan.

Por eso debemos ver hacia el frente sin miedo y con disposición a hacer cambios en nuestras vidas para vivir plenamente.