Quiero ser feliz, Mi Secreto

Hoy me he levantado muy temprano y desde que abrí los ojos sentí que necesitaba escribir el proceso que he estado viviendo en las últimas semanas.

Amo sentirme bien,  a todos nos encanta estar en ese estado de plenitud y amor, porque el sufrimiento no se hace presente.

Te puede interesar "LLORAR SANA LAS EMOCIONES"

Como muchos saben y han leído mis artículos anteriores o han visto mis videos. Yo he crecido en un proceso de evolución ardua, todos lo hacemos, pero, llegó un momento en que creí que todo estaba bien. Despertaba feliz, amaba mi vida, mi relación amorosa es preciosa, podía ver todo con mucha claridad, pero, desde hace un mes y medio aproximadamente comencé a sentir unas molestias emocionales, a ellas les he llamado, recaídas del amor propio, en ese momento no tenían nombre para mi, pero, en las mañanas despertaba con leves picos de ansiedad y durante el día mi mente me traicionaba.

A mi también me toca preguntarme "Quiero ser feliz, pero ¿cómo?"

La mente no siempre te dirá lo insegura que eres o cuando te mires al espejo no te dirá lo mal que te ves, la mente tiene una forma más astuta de actuar, a través de las emociones y sentimiento. Comienzas a sentir malestar cuando te observas al espejo y tus pensamientos comienzan a ser tus enemigos, comienzas a dudar de tus talentos y creer que no llegaras a tus metas.

Creo fielmente que no hay nadie en contra de nosotros, que todo al final es cómo percibimos las cosas y como las aceptamos en nuestras vidas.

El hecho es que durante esas semanas yo había comenzado a escribir mi proximo libro, que es algo que me tiene muy emocionada, pero, paré, porque no estaba conectada conmigo. ¿Cómo podía escribir para inspirar a otros en la situación en la que estaba? tengo mucho cuidado con eso, porque quiero vivir lo que escribo y no quiero dar consejos que yo misma no sigo.

¿Cómo nos damos cuenta que nos perdimos?

Las molestias continuaron por varias semanas y yo solo intenté ignorarlas. Es la forma en que muchos vivimos ¿verdad? como si tuviéramos una pequeña estaca incrustada en el pie y comenzamos a cojear y después de unos días nos acostumbramos a esa pequeña molestia y no hacemos nada al respecto. Creo que muchos de nosotros nos acostumbramos a vivir de esa manera y no hacemos nada con esa pequeña pero dolorosa estaca y hasta pienso que muchos jamás han experimentado vivir sin ella, entonces creen que es la forma normal de vivir y relacionarse.  Esas semanas fueron unas semanas hermosas para poder experimentar en carne propia lo que muchos seres humanos sentimos y saber que hay otra forma de vivir la vida, una manera plena.

Tomando acción

Para sintetizar mi experiencia, después de un par de semanas me di cuenta que mi forma de relacionarme con mi familia, mi pareja y amigos había cambiado. No era yo, me levantaba entristecida, tenia ataques de ansiedad derrepente, mi felicidad se estaba esfumando, me resentía con facilidad y mi mal humor no me dejaba en paz. Fue en ese puto donde decidí parar. ¿qué está pasando conmigo? ¿esta no soy yo? ¿Dónde está la Violeta feliz y segura de si misma?

Te pregunto:

Así llego a hacerte esta pregunta ¿cuánto tiempo crees que puedes mantenerte con esas molestias sin hacer nada? y ese era el momento perfecto para poner manos a la obra. Si tú estás pasando por algo parecido, toma nota! quizás puede ayudarte mi proceso de volver a conectar conmigo misma.

Este es mi Secreto

Lo primero que necesitaba era saber qué estaba haciendo o que había dejado de hacer para llegar a la situación en la que estaba. Me puse a analizar y dí con el asunto. Desde varias semanas no reservaba tiempo para mí, desde varias semanas y sutilmente había dejado de ser lo más importante en mi vida, mis rituales de amor propio, mi tiempo de lectura, mis meditaciones, el tiempo con mis amigos, mi tiempo de no hacer nada. Pareciera una tontería para muchos, pero hay cosas pequeñas, hay esos 15 minutos del días que son solo tuyos, ese tiempo para desconectarte de todo y conectar contigo. Entonces ¿qué hice?

  • Las mañanas:

Todas las mañanas antes de todo comencé a respirar profundamente, mientras me estiraba sentía esa satisfacción de los músculos en el movimiento y decidía sonreír mientras observaba mi cuerpo moverse.

  • Lectura

Casi de inmediato fui a la librería y compré tres libros, tres libros que sentía que podían impactar mis emociones y mi espiritualidad de manera positiva. Es importante que escojamos libros que nos ayuden, sé que haya fuera hay una gran variedad de libro, pero, hasta para decidir cuál vamos a leer tenemos que tener cuidado, todas las cosas que leemos las absorbemos y aunque no queramos se quedan impregnadas en nuestros pensamientos y emociones. Por eso escoger cosas que beneficien nuestro espíritu es lo más importante.

  • Socializar:

Me di cuenta que me había encerrado en una burbuja no saludable, poco a poco estaba dejando de ver a las personas que precio y cuando comencé a abrirme nuevamente y estaba dispuesta a conocer más personas cada día pude notar un gran avance, dar un escape a la mente del trabajo y de los problemas que agobian a través de las amistades, familia y solo saliendo y hablando con nuevas personas me hizo darme cuenta que todo estaba bien, que tengo una vida privilegia y en simple hecho de conocer y compartir con más personas me llenaba el corazón-

  • Las respiraciones y la meditación

No se puede quedar atrás, es lo más importante, tienes que encontrarte en el silencio, corremos y corremos todos los días, corremos casi sin respirar y sin estar en el presente y de repente, ya no sabemos dónde estamos. Para mí la respiración es de las formas más increíbles de ser agradecida con la vida, es gratis y casi nunca estamos consientes de ella, pero, respiraciones profundas y conscientes cambian la vida, el estado de ánimo y la espiritualidad.

  • Servicio:

Puede parecer contradictorio, pero, cuidar de nosotros también es cuidar de los demás, muchas veces el alma nos pide hacer algo por los demás. Mi trabajo me permite estar en actividades de servicio y en vez de estar en esas actividades pero mi mente preocupada por otras osas, decidí dejarme caer en el presente y olvidarme de lo demás, eso transformó mi experiencia en el servicio, porque cuando servimos no solo damos, sino que recibimos transformación para nuestras vidas. Te aconsejo que busques un día libre y te dejes caer en las manos del servicio, hay muchas instituciones que buscan voluntarios, créeme, transforma.

Hay muchas formas de volver a reconectar, si te sientes identificada (o) piensa en las cosas que has dejado de hacer, en como te has descuidado o como estás descuidando tu tiempo de calidad. Solo piénsalo un poquito más y  encontrarás la respuesta.

Mi secreto para ser feliz se ha vuelto vivir en el presente, la respiración nos trae de nuevo al presente que hemos dejado de vivir y cada actividad de disfrute, cada momento de lectura que cause regocijo, te ayuda vivir el momento. Provoca momento de alegría en tu vida y vívelos intensamente. Hay una forma distinta de vivir,

LA PLENITUD SI EXISTE!