Para de compararte

En esta sociedad que demanda tanto de un comportamiento estándar, un físico dentro de los estereotipos regionales, la estatura perfecta, la silueta perfecta nos lleva a vivir incómodas, inseguras e inconformes. Pero, principalmente, nos lleva a compararnos con los demás; en Instagram, que esta lleno de cuerpos perfectos, vemos información  nueva a cada segundo, imágenes perfectas con cuerpos envidiables y vidas de sueños, paramos y nos preguntamos ¿Qué estoy haciendo mal? y de pronto comenzamos a sentirnos inseguras de nuestro aspecto.

La mayoría de mujeres vivimos preocupadas por la percepción que los demás tienen de nosotras, pensamos que los ojos ajenos viven  evaluando nuestra apariencia y comportamiento. Todo esto nos limita a ser quien en realidad somos, a descubrir lo maravillosas que podemos llegar a ser, lo triste es que estos pensamientos no son falsos, constantemente hay personas a nuestro alrededor que están muy atentos para señalarnos con el dedo y hasta nosotras mismas hacemos juicios de la apariencia de otras personas. Es algo que hemos aprendido y que se nos hace casi imposible no hacerlo.

Compararnos con otras personas nos puede traer muchas inseguridades y destruye nuestras relaciones, porque el estar constantemente comparándonos nos hace relacionarnos desde la inferioridad, así nuestra autoestima se va hasta el piso y vivimos inconformes, pensando constantemente como parecernos a lo que nos han enseñado que es lo perfecto,  si no encontramos un equilibrio iremos en un contaste va y ven que no nos dejará ser felices, ya que nuestra supuesta "felicidad" depende de todo lo que pase a nuestro alrededor, de lo que los demás piensen de nosotras y de las comparaciones que nos hacemos con las otras personas, así solo seremos llevados a la frustración, envidia, buscar complacer a los de alrededor sin pensar primero en nuestro bienestar

"¿Será que en esta incertidumbre estamos conscientes de nuestro verdadero valor individual?"

Claro que no! es solo cuando reconozcamos, detectemos y estemos dispuestas a comenzar un largo camino de reflexión y cambio que  podremos encontrar en nosotras la felicidad que nos llenará por completo, nos amaremos y aceptaremos, de esta forma podremos amar a todos, recuerda que las personas más radiantes son las que tienen un a sonrisa sincera, son felices y están seguras de lo que valen, solo así seremos capaces de vivir en plenitud, sin que nada nos pare.